Nuestra Filosofía

En un momento histórico complejo, en el que la economía no es halagüeña, el futuro es incierto y la esperanza de mucha gente decae ante un borroso horizonte; nos encontramos nosotras, como el resto, con un gran margen de duda, pero con mucha esperanza, con mucha energía y con la certeza de que el futuro somos nosotras, es nuestro ánimo, nuestra energía.

La felicidad se basa en saber animarse, en animar al resto, en ser el reflejo positivo que tu alrededor necesita. El mismo espejo en el que te verás y reconocerás cuando es positivo lo que inspiras. La felicidad es no rendirse ante la adversidad y, a las adversidades, buscarles soluciones.

Por eso, viajar es la herramienta que abre mentes, abre horizontes; te deja ver oportunidad en otros lugares, conocer culturas y formas de vida diferentes, no tan consumistas, lugares pobres, donde la gente es feliz, lugares ricos donde la depresión y la codicia corrompe la atmósfera. Gentes que reflejan tu pesar o tu alegría, según como te presentes ante ellas.

Hemos estado en lugares anteriormente que hacían rasgarse las vestiduras de nuestras familias, pensaban que no volveríamos. Sin embargo, encontramos gente fantástica que nos ayudó en todo lo que pudo, gente sonriente que nos acogía cuando lo necesitábamos, gente que en los momentos más tristes nos dio un abrazo.

Ante este panorama, pensamos que llegar a esos países que tanto miedo o incertidumbre crean, conocer y acercaros nuestras experiencias es, de alguna forma, mostrar que la energía que irradias es la energía que recibes y viceversa.