Preparativos

Al volver en septiembre del 2012 al trabajo ya teníamos claro que había que empezar abuscar sponsors para el proyecto de viaje con el que nos habían retado para el año que viene. La situación económica aprieta y, definitivamente, nos iba a ser imposible hacerlo sin ninguna ayuda.

Empezamos, entre mediados de septiembre y octubre, a redactar cartas de presentación en 4 idiomas (castellano, inglés, polaco y euskera) para mandar a las empresas. En dichas cartas incluimos una presentación hecha en prezi en la que especificamos quienes somos, en qué consiste el viaje y lo que ofrecemos a las empresas que nos esponsorizan. La presentación, posteriormente, la modificamos y mejoramos.

Será el 3 de diciembre cuando empezamos a mandar las cartas. La situación económica no es la mejor y en nuestro país tampoco hay, como en otros, cultura de sponsorización extendida, salvo a deportistas de élite y macroeventos. Así que no iba a ser fácil. Las respuestas negativas se van sucediendo y empezamos a desanimarnos un poco. De todas formas, estando en Polonia en navidades, le pedimos a un amigo de Gosia Moskala que vaya haciendo una página web y, esperando a conseguir algún sponsor, decidimos que la lanzaremos a finales de enero.

Hasta que por fin, el 11 de enero, coincidiendo con el cumpleaños de Koldo Burgoa, nos llega un email de Brussels Airlines: “Estaremos encantados, definitivamente, de daros dos billetes de ida y vuelta a Moscu“. “Parecía que me estuviesen cantando el cumpleaños feliz”.

Teníamos billetes a Moscu, faltaban los billetes de Moscu a Vladivostok que ya están pagados de nuestros bolsillos, las visas y un seguro de viaje que, si nos llega el dinero o alguien nos lo esponsoriza, deberíamos hacernos. Así que el viaje ya está en marcha.

El 13 de enero creamos un grupo en facebook por donde, además de la página web, se podrá seguir nuestra aventura. Y seguimos mejorando la pagina web, mientras nos la traducían a Ruso.

Posteriormente, el 25 de febrero Mano, un amigo de Burgos, nos avisó que la tienda de fotos online Malevolo había organizado un concurso “al mejor proyecto de viaje” al que nos apuntamos, cuyo premio era el prestamo durante la aventura de un equipo valorado en 1600 euros. 10 días después, supimos que habiamos ganado.

Todavía nos faltaban los visados, parte fundamental sin la que este viaje no sería posible y que, por las características de estos, pues no nos sirven los clásicos de turista (ya que solo valen para un mes), tuvimos que empezar a buscar compañías de trámite de visados y gente que, desde Rusia, pudiese mandarnos una invitación especial para dos meses.

Mientras tanto, ibamos buscando seguros de viaje que, también son un requisito a la hora de conseguir los visados. Mediante un Karmelo, un amigo de Koldo Burgoa, que trabaja en una oficina de Barceló Viajes en el casco viejo de Bilbao. conseguímos un seguro por 100 euros cada uno, cuando las compañías aseguradoras especializadas en esto nos pedian entre 400 y 600 euros. Y es que resulta que aunque sea Rusia, necesitábamos un seguro para dos meses que cubra como territorio “Todo el Mundo”, porque venimos desde el mar de Japón.

Tras dos meses obtuvimos la respuesta positiva de sponsorización de Iberrusia que, pese a que no podían facilitarnos la invitación se ocuparían del trámite de los visados y, Dmitry, desde Yekaternburg, nos dijo que tramitaría para nosotros la invitación que nos hacía falta. La burocracia en Rusia es muy lenta y tuvimos que esperar un mes más y, finalmente, el 30 de mayo nos llegaron las invitaciones.

Y seguimos buscando sponsors… Nos vendría genial ropa ligera y a poder ser de goretex que no sume kilos a nuestros ligeros equipajes, puesto que pensamos cruzar Siberia en dos meses con no más de 6 kg de equipaje cada uno.